Un Colegio
para toda la vida
22.11.2017
Tomás Rodríguez
Tomás Rodríguez estudió en Jesús María desde sus cinco años hasta 6º de Preuniversitario. Es el mayor de cuatro hermanos. Actualmente estudia Ingeniería en Biotecnología y es públicamente conocido como participante de MasterChef, el reality de cocina que emite Canal 10. Compartimos esta entrevista donde nos cuenta un poco de su vida y esta experiencia.

¿Cómo fue tu camino por el Colegio?
Ingresé al Colegio en nivel cinco, y continué mis estudios allí hasta graduarme.
En sexto cursé la orientación Ingeniería. Siempre me vi atraído hacia las ciencias, y tras cursar 5º Científico decidí cursar 6º Ingeniería. Me pareció que era lo indicado, aunque siempre resulta difícil encontrar lo que a uno realmente le gusta hacer.

¿Tenés hermanos en el Colegio?
Sí, mis hermanos son alumnos de Jesús María. En su caso comenzaron su etapa preescolar con tan solo dos años. Uno de mis hermanos cursa 4º de liceo, otro 1º y mi hermana menor cursa 1º de Primaria.

¿Qué valores te dejó JM?
Lo que siento más que nada es que el Colegio tuvo la capacidad de reafirmar y potenciar los valores aprendidos en casa.

Si tuvieras que definir al Colegio, ¿cómo lo harías?
No es sencillo describir lo que representa una institución brevemente, pero sin duda el Colegio me brindó la formación necesaria para poder continuar creciendo.

¿Qué consejo le darías a alguien que está terminando su etapa liceal y empezando otro camino?
Es de suma importancia para alguien que termina su etapa liceal continuar haciendo aquellas cosas que le gustan. Es difícil a veces olvidarse de lo que implica económicamente seguir una carrera o lo que sea, pero en el fondo lo más importante de todo es que cada uno se sienta a gusto con lo que hace.

¿Qué estás estudiando y por qué?
Actualmente estoy estudiando Ingeniería en Biotecnología. Como dije antes, siempre me vi interesado hacia el campo de las ciencias, y cuando conocí esta carrera en la Feria de Vocaciones del Colegio, sentí que era lo que estaba buscando.

¿Cuándo surge tu pasión por la cocina? ¿Cuál es tu especialidad?
Tengo recuerdos en la cocina desde que tengo memoria, ya metía mano cada vez que mi abuela o mi madre cocinaban. De a poco fui aprendiendo, y cada vez me vi más interesado. Es algo que realmente disfruto hacer. Siempre me he sentido afín con la pastelería, en parte porque es lo que más me enseñó mi abuela, pero también porque va más con mi personalidad, el hecho de la replicación exacta de recetas para obtener un buen resultado final.

¿Cómo te decidiste a entrar a MasterChef?
La entrada a MasterChef fue algo muy espontáneo, yo miraba la primera temporada en la tele y cuando me enteré de las nuevas inscripciones dije ¿por qué no? Así que decidí anotarme, sin saber realmente cómo resultaría.

¿Qué es lo más lindo que rescatás de esa experiencia? Estás entre los cinco finalistas…
Participar de esta experiencia es algo increíble. Desde el fantástico grupo de personas que pude conocer, tanto en los participantes como en el equipo de producción, hasta todo lo que siento que he aprendido y progresado desde que empecé.

¿Cómo compatibilizás la cocina con el estudio?
Compatibilizar la cocina y el estudio puede resultar complicado, pero yo soy partidario de que cuanto más actividades, mejor te organizás. Cuando algo te gusta realmente, se le busca la vuelta.

¿Cuál es tu meta de aquí en más? ¿Te gustaría seguir con la cocina?
Si algo aprendí con esta experiencia es que el futuro es incierto, jamás me habría imaginado un tiempo atrás que estaría participando de una experiencia así. No tengo dudas de que la cocina es algo que realmente me gusta, y más adelante veré como siguen las cosas, pero de seguro es algo que no voy a dejar de lado.